Día 09: Si hay que ir se va… O quizá no.

En un remoto lugar en el archipiélago de Las Bahamas, dos hispano-levantinos del Saramia se despertaron ayer con ganas de guerra.

Después de pasar la noche rodeados de mosquitos decidimos que ni locos pasábamos otra noche más en ese fondeo. Había que moverse si o si y en eso estamos en este momento, moviéndonos rumbo noroeste a una marina que se encuentra en la isla de Long Island en Las Bahamas. Pero ese es el final de la historia, porque esa no fue, para nada, nuestra decisión inicial.

Nuestra primera decisión fue poner rumbo a Las Azores, empezar ganando norte y tratar de ganar todo el este que pudiesemos, aún sabiendo que toda la previsión para los próximos 7 días era totalmente en contra, con dos cojones. 

Los que saben y han cruzado el charco de oeste a este en alguna ocasión, siempre nos dicen frases como:

“Sube norte hasta encontrar los oestes y prepárate para bajar cuando empiece lo fuerte… ”
“No subas por encima de la latitud 33… ”
“Mantente en la latitud de las Bermudas… ” 

La teoría la tenemos clara, pero que ocurre cuando no se puede ir? Aquí los hispano-levantinos ayer por la mañana lo teníamos claro, con dos cojones. Si hay que ir se va y punto.

Y a las 12 de la mañana recogimos el ancla y empezamos a hacer norte. Moral a tope tras  haber recargado nuestras baterías después de una noche sin tener que hacer guardias. 

Salimos del fondeo e íbamos ganando norte sin problema, en algunos momentos incluso ganando algo de barlovento. Pero 6 horas después de salir del fondeo ya teníamos la proa apuntado a Washington. Estábamos ciñendo de nuevo para tratar de ganar este y no lo conseguíamos. Moral por los suelos. Nos alejabamos de Azores, de Bermudas, de casa, de Todo. Nos tocaba volver a hacer bordos si queríamos ir al este.

Estuvimos mirando la previsión meteorologíca durante una hora antes de salir. Sabíamos que no se podía, pero aún así nos autoconvencimos de que había una opción y decidimos salir. Sabíamos que tendríamos que ganar norte perdiendo este, pero aún así salimos. Pero a las 6 horas, cuando la proa del Saramia apuntaba al centro de EEUU, le dije a Jota que estábamos haciendo el tonto. Que si no se puede ir no se va. Que tener que subir hasta la latitud 42 para encontrar vientos portantes es una auténtica locura. Que yo no tengo alma de navegante. Que yo estoy en esto principalmente por vivir una vida diferente con mi familia. Evidentemente disfruto navegando, pero lo que teníamos delante de nosotros para los próximos 7 días no era para disfrutar, era un auténtico coñazo. Que cojones íbamos a hacer nosotros navegando en la latitud 42 para buscar los vientos portantes? Nada, absolutamente nada. 

Justo en ese momento tomamos la decisión de que ya estaba bien. Si hay que esperar nos esperamos. Porque aunque tengamos unas ganas infinitas de estar con la familia, si no se puede no se puede y punto.

En la foto de portada y con una flecha de color negro está el rumbo que nos hubiese gustado seguir. Rumbo Bermudas. Y en flechas blancas lo que nos hubiese ocurrido… Incluso siendo algo optimistas.

La foto de la portada esta tomada de la previsión para el próximo jueves. ¿Como se hace para ir al este teniendo esta previsión? O ganas norte por encima de los 40° buscando los oestes o te pones a hacer bordos en la latitud de los 30°. Impensable.

En este momento estamos a unas 35 millas de nuestro nuevo destino, la marina Flying Fish. Nuestra idea no es entrar en la marina. Nuestra idea es ganar tiempo. Según hemos podido leer, por culpa de la crisis del COVID-19, las marinas permanecen cerradas desde el viernes por la tarde hasta el lunes por la mañana. Nadie puede entrar en la marina ni bajar a tierra durante el fin de semana. Perfecto para nosotros, ya que tenemos una autorización de la utoridad marítima de Bahamas de que podemos repostar en dicha marina, pero como hoy llegaremos al final de la tarde y estará cerrada, nos tocará repostar el lunes por la tarde. Habremos ganado 3 días. Dejaremos qué pasen esos días fondeados en alguna bahía y cruzaremos los dedos para que el anticiclon de las Azores se ponga donde le corresponde y nos deje volver a casa pronto. 

Está mañana he descargado la previsión para los próximos 10 dias y parece que para el viernes de la semana que viene se forma una autopista desde nuestra posición hasta la latitud 30°. Vientos del suroeste que nos empujarian hacia nuestro destino. Crucemos los dedos. Me gustaría añadir la foto aquí pero el Iridium solo me permite añadir una imagen por artículo.

En fin, este ha sido el pequeño resumen de nuestro día de ayer. Un día cargado de dudas y más dudas, un día donde pudimos ver por primera vez, a lo lejos, las tormentas de rayos  y donde está mañana nos hemos pegado el primer chaparrón fuerte y que espero que haya dejado la cubierta del Saramia impecable. El clima está cambiando. Esperemos que la previsión vaya mejorando y la semana próxima podamos poner rumbo a las Azores. Seguiremos informando. 

Día 09: 122 millas.
Total acumulado: 1005 millas.
Posición a las 13:00 UTC: 22°38.812N 74°35.601W

2 comments

  1. Es mejor esperar ya vendrá una ventana mejor y rumbo Azores en la mar las prisas no son buenas💙⛵️

Comments are closed.