Despedida en Linton Bay Marina

Regresamos navegando a España desde Panamá.

Maria, Sara y Mia se encuentran en este momento en el Aeropuerto Charles de Gaulle de Paris. Han necesitado un salvoconducto para ir desde la marina Linton hasta el aeropuerto de Tocumen en Panamá City, pasaron diferentes controles durante todo el trayecto y finalmente cogieron el avión humanitario que les ha llevado hasta Paris. Ya solamente les queda el último vuelo desde Paris a Madrid y varias horas de taxi hasta Ontinyent.

Nuestra última semana ha sido un autentica locura. Desde que la embajada nos informó que Maria, Sara y Mia tenían plaza en el vuelo humanitario, no hemos parado ni un minuto. Hemos tenido que despedirnos de los amigos, preparar maletas y organizar armarios y ahora estamos dejando el barco a punto para la vuelta a España navegando.

En el fondeo de Coco Blanco en San Blas y con la ayuda de Wolfgang y Eric tuve tiempo de subir a tope de palo para revisar toda la jarcia.

Revisando la ruta a seguir con Wolfgang y Eric.
Revisando la ruta a seguir con Wolfgang y Eric.
Revisando la jarcia.
Revisando la jarcia.

Todavía en San Blas pude activar el Iridium go para poder hacer llamadas vía satélite, realizar el seguimiento de nuestra travesía y poder recibir los ficheros para consultar la previsión meteorológica.

También me gustaría actualizar este blog vía satélite y dar información diaria de nuestra travesía de regreso a España. Quien quiera hacernos el seguimiento que se pase de vez en cuando por el blog para leer las últimas noticias. Esperemos que la tecnología no nos de muchos problemas y podamos estar conectados.

En este momento estamos en la marina de Linton Bay y seguimos poniendo el barco a punto. Con la ayuda de Jota (mi compañero de aventura) estamos cargando el barco de víveres para los 40 días que calculamos durará nuestra travesía.

Todos los días revisamos la previsión del tiempo y parece que mañana miércoles 13 de Mayo, el viento ya no será tan del norte y rolara un poco al este, lo que nos permitirá poner rumbo a Jamaica.

Espero engañarme pero creo que vamos a tener que ceñir durante toda la travesía en el caribe. Calculo que serán 4 o 5 días. Hasta que no lleguemos al Atlántico no tendremos vientos portantes.

Una vez crucemos el estrecho entre Cuba y Haití, conocido como el paso de los vientos, los vientos ya deberían venir del sureste y podríamos tener vientos de aleta que harán la navegación mucho más cómoda.

Si no conseguimos ganar barlovento en nuestro rumbo a Jamaica, siempre podemos tomar la decisión de navegar rumbo noroeste y doblar Cuba por el oeste para coger la corriente del golfo en el norte de Cuba. Esta nueva ruta incrementaría el tiempo total de la travesía en una semana aproximadamente. Esperemos poder ceñir lo suficiente para no tener que tomar esta opción.

Una dificultad añadida en esta travesía es que la mayoría de los países que aparecerán en nuestra proa se encuentran con las fronteras cerradas y estoy seguro que nos impedirían la entrada en el caso de que necesitásemos echar el ancla para descansar o reparar cualquier avería. Esperamos no tener que parar en ningún país hasta llegar a las Azores.

Ayer por la mañana hicimos el zarpe con la Autoridad Marítima de Panamá que se encuentra aquí en la marina. Nos han entregado el zarpe porque el puerto de destino es nuestro propio país, de lo contrario deberíamos haber aportado documentación asegurando que nuestro puerto de llegada nos permitía la entrada. Son tiempos difíciles para moverse por el mundo. Se escuchan casos de navegantes que han tenido que dar la vuelta tras llegar a un país por no permitirles la entrada.

Zarpe con destino España desde Panamá.
Zarpe con destino España desde Panamá.

Tenemos claro que volver a casa desde Panamá no va a ser tan sencillo como cruzar el atlántico de Europa al Caribe. Navegar en el caribe de oeste a este significa tener que navegar contra viento y olas.

En el atlántico norte se forman tormentas y los vientos pueden venir de cualquier dirección.

En la navegación a vela hay que tener muy claro que si no se puede ir no se va. Es decir si vamos rumbo directo a Azores y de repente una tormenta se cruza en nuestro camino, hay que tomar la difícil decisión de dar la vuelta y desandar lo andado para evitar problemas. Después de 20 meses navegando por el mundo creo que he madurado lo suficiente para tomar decisiones tan difíciles como tener que dar la vuelta o cambiar de rumbo y alejarnos de nuestro destino para no pelearnos contra el mar y las olas.

Estamos en los momentos finales antes de nuestra partida. Esta mañana hemos cambiado aceite y filtros del motor y hemos realizado las últimas revisiones al barco. Nos falta montar la trinqueta y las lineas de vida sobre la cubierta y ya lo tendremos todo listo.

En un par de horas iremos a la gasolinera a llenar los 400 litros del deposito de combustible y las 5 garrafas de 20 litros cada una y fondearemos a las afueras del Puerto.

Mañana a las 6 de la mañana zarparemos Jota y yo a lo que sin duda será una de las mayores aventuras de nuestra vida.

Seguiremos informando.

2 comments

  1. Buena proa Capitan Jorge y jota sigo la travesía con entusiasmo y como tú bien dices una gran aventura no es lo mismo ir de españa al caribe que volver 💙⛵️

    1. Gracias Ivana.

      Así es. La vuelta a España es mucho más técnica que venir al caribe. Pero la estamos disfrutando.

      Ya queda poco para cruzar el atlántico. Tan pronto tengamos una buena meteo nos vamos.

      Besos.

Leave a Reply