El Saramia en Green Island, San Blas

Navegar en San Blas. Comarca Guna Yala, Panamá.

Navegar en San Blas es un puro placer. En pocos lugares en los que hemos estado se pueden disfrutar de unas condiciones de navegación tan buenas como en San Blas.

El archipiélago de San Blas está protegido por varias líneas de arrecifes y esto permite que navegar entre las diferentes líneas se pueda hacer en un mar tranquilo y sin olas y con los vientos alisios soplando de forma constante durante casi todo el año.

Uno de los muchos arrecifes de San Blas.
Uno de los muchos arrecifes de San Blas. (foto cortesía de Eric)

En esta publicación voy a ordenar por categorías la experiencia que ha sido para nosotros navegar en estos últimos meses en el archipiélago de San Blas.

Navegación.

El mayor de los encantos de San Blas es posiblemente el mayor de los peligros en la navegación. Sus pequeñas islas esconden debajo y a su alrededor peligrosos arrecifes de coral que no están del todo bien señalizados en las cartas tradicionales de navegación como puede ser Navionics o C-maps. Son estos arrecifes los que nos protegen de las grandes olas que llegan provocadas por los fuertes vientos que se aceleran cerca de la costa colombiana. Esas grandes olas que en ocasiones llegan a San Blas con tal tamaño e intensidad que logran superar la primera barrera de arrecifes y cubrir las islas más cercanas al mar abierto del caribe. Como ocurrió durante la segunda semana de enero cuando el congreso Guna Yala decidió suspender todos los transportes marítimos dentro del archipiélago durante 4 días debido a que llegaban olas mayores de 4 metros.

Isla rodeada de arrecifes. (foto cortesía de Eric)
Isla rodeada de arrecifes. (foto cortesía de Eric)

Una de las cosas que nos dijeron antes de llegar a San Blas es que no debes navegar sin disponer del libro de Eric Bauhaus y sus cartas. Al principio me costaba creer que las cartas digitales no fuesen fiables por aquí. Pero han sido tantos los navegantes que nos han advertido sobre esto durante el camino que cuando fuimos a Panamá City decidimos comprar el libro de Eric en una tienda especializada en libros náuticos. Pero cual fue nuestra sorpresa que el día que partimos desde la marina Linton hacia San Blas nos encontramos por casualidad a Eric en el pantalán donde teníamos atracado nuestro Velero. La idea mental que te haces de alguien que ha cartografíado todo Panama de norte a sur y de este a oeste es el de una persona mayor con barba y fumando pipa con grandes bolsas debajo de los ojos y arrugas en la cara tras haber surcado todos los mares del planeta. Pero nada más lejos de la realidad. Justo antes de soltar amarras se nos acerco un chico joven de unos 40 años a charlar con nosotros porque nos vio con Sara y Mia a bordo y nos estuvo contando que él también tenía una hija y un hijo pequeño y que en una semana iban para San Blas. Estuvimos charlando un buen rato con él y se interesó bastante por nuestro estilo de vida y sobre la educación de nuestras hijas. Al rato llegó su mujer con su hija y su hijo y viendo que Sara se entendía muy bien con su hija Eva que tenía 6 años decidimos darnos los números de WhatsApp para quedar cuando ellos estuviesen por San Blas. En eso que él nos dice que se llama Eric Bauhaus y la broma siguiente fue decir, – mira, como el del libro -, en eso que él nos contesta riendo. – Soy yo el que ha escrito el libro -. Al principio no me lo podía creer pero hablando con el nos empezó a contar que llegó a Panamá hacía 20 años con su anterior novia y vio que no existían buenas cartas de navegación en la zona y empezó a mejorar las cartas existentes que databan de principios del siglo XX y con 20 años empezó a cartografiar primero el archipiélago de San Blas y después el resto de la costa de Panamá, tanto del lado caribeño como del Pacífico. En el momento de escribir estas lineas el libro ya va por su quinta edición. Eric es un tipo peculiar, de padres alemanes nació en un velero cuando se encontraba navegando por el mundo. Llegó a San Blas hace 20 años y posiblemente sea la persona que más ha navegado por las costas de Panamá con tan sólo 40 años de edad. Ha sido una gran suerte poder conocerlo y siempre nos hemos ido encontrando en los fondeos y Sara y Mia han quedado para jugar con Eva y Ion en varias ocasiones.

Eric, Edu y yo charlando en el Saramia.
Eric, Edu y yo charlando en el Saramia.
Eric y Edu buscando fondeos secretos en  la guía de Eric.
Eric y Edu buscando fondeos secretos en la guía de Eric.

Fondeos.

San Blas cuenta con una grandisima cantidad de fondeos marcados en las cartas de Eric y muchísimos otros que no aparecen en ellas.

Fondeo de Green Island.  (foto cortesía de Eric)
Fondeo de Green Island. (foto cortesía de Eric)

Hay una gran cantidad de Islitas en las que alrededor de la isla hay algo de arena o arrecife y después hay una caída de 20 o 30 metros. No es raro echar el ancla en profundidades de 10-15 metros y dejar el barco sobre una sonda de 20 o 25 metros.

Gracias a sus numerosos arrecifes puedes echar el ancla en lugares en los que no hay nadie a tu alrededor. No es extraño ver barcos en medio de la nada fondeados donde hay un pequeña isla coralina sumergida y algo de arena alrededor donde dejar caer el ancla. Eso es en mi opinión lo más bonito de San Blas. Puedes estar unos días en un fondeo donde hay 10 o 20 barcos y al día siguiente moverte a otro fondeo donde no puedes ver a nadie a tu alrededor.

Fondeados en Cambombia.
Fondeados en Cambombia.

Sin duda para moverte a fondeos donde no aparecen marcados como tales hay que estar un poco pendiente de la meteo y sobre todo de la temporada en la que te encuentres navegando en San Blas. Algunos de estos fondeos pueden llegar a moverse bastante por el mar de fondo que entra hasta la última barrera de arrecifes. Pero sobre todo por el fenómeno meteorológico que se forma en esta zona del mundo y que se le conoce como culo de pollo. En el siguiente apartado os explico algo más sobre este fenómeno con este nombre tan original.

Meteorología.

En San Blas hay dos temporadas muy marcadas para los navegantes. La temporada seca y la temporada de lluvias.

Chaparrón a finales de Noviembre.
Chaparrón a finales de Noviembre.

Temporada Seca. Es la temporada alta en todo el caribe y es la temporada que va desde Diciembre hasta Mayo. Evidentemente esto no es matemático y hay años que se alarga más o se acorta. Pero vamos, en estos meses el clima es bastante predecible. Días soleados y algún pequeño chubasco durante la noche o a primera hora de la mañana. Los vientos alisios están completamente establecidos y el clima no es tan cálido como en la temporada de lluvias e incluso hay noches que refresca y tenemos que cerrar escotillas para dormir.

Temporada de Lluvias. Suele ser desde Junio a Noviembre. Los vientos alisios empiezan a caer en los meses de Junio y Julio y en los meses de Agosto, Septiembre, Octubre y Noviembre se forman en la zona montañosa de Panamá fuertes tormentas eléctricas.

La provincia Guna Yala es conocida por ser una de las zonas con mayor concentración de tormentas eléctricas en todo el mundo. Nosotros decidimos navegar desde Puerto Velero hasta la isla de Providencia en el otro lado del caribe para retrasar al máximo nuestra llegada al archipiélago de San Blas. Aún así, llegamos a San Blas a finales de Noviembre y todavía podíamos ver todas las noches las tormentas de rayos en la parte continental y montañosa de la comarca Guna Yala.

Fondeados en Green Island.
Fondeados en Green Island.

Son estas tormentas que se originan en la zona continental las que pueden provocar los temidos culos de pollo en San Blas. Los culos de pollo son vientos térmicos de gran intensidad. Es un cambio repentino del viento con rachas que pueden llegar hasta los 60 nudos. Eso es lo que nos han contado los que han estado por aquí durante la temporada de lluvias. Nosotros experimentamos un culo de pollo a finales de noviembre. Estábamos ya acostados. Serían las 10 de la noche. Maria ya estaba dormida y yo estaba leyendo. Siempre dejamos la escotilla del camarote abierta para que corra algo de viento por la noche. Pero esa noche, mientras me encontraba leyendo, noto que el viento deja de entrar por la escotilla. Fue como si alguien apagara de repente el aire acondicionado. En ese mismo momento me asomo por la escotilla y veo que el barco empezaba a bornear poniendo la proa hacia el suroeste (de normal el viento viene del nordeste). Desde el momento que cierro la escotilla hasta que salgo fuera del barco el viento había pasado de 0 a 25 nudos, en tan sólo 30 segundos!. Como ya me habían advertido los veteranos del lugar, debía estar preparado con las llaves en el motor por si subían las rachas a 50 o 60 nudos poner el motor en marcha y dar un poco avante para mantener la posición y no garrear. Afortunadamente durante los 40 minutos que duro el culo de pollo las rachas no superaron los 27 nudos. Aproximadamente 40 minutos después el viento volvió a caer y regreso la normalidad y continuo soplando el viento del nordeste como antes. Acabábamos de experimentar nuestro primer culo de pollo en San Blas. Bueno, en este caso podríamos decir que fue más un culito de pollito ya que las rachas no fueron muy fuertes. Pero por lo menos ya sabemos de qué va el tema y tenemos claro que durante la temporada de lluvias hay que echar el ancla en medio del fondeo y como Eric me recomendó, lo mejor es tirar avante y atrás hasta que la cadena tense y tener claro que en un posible culo de pollo durante la noche no nos vayamos contra las rocas.

No tengo ni idea de dónde viene el término culo de pollo. Nuestro amigo Pablo que conocimos en Antigua nos dijo que era por la forma que adoptan las palmeras cuando las Palmas se estiran con las rachas de 50 o 60 nudos. Pero no lo he podido contrastar con nadie local. En cualquier caso siempre que hablamos de culos de pollo Sara y Mia se parten de risa.

Seguridad.

San Blas es el lugar del caribe donde más seguros nos estamos sintiendo.

Por desconfianza, los primeros días subíamos la kayak a cubierta durante la noche. Pero con el tiempo hemos comprobado que en San Blas nadie encadena el dinghy ni los kayaks. Algunos lo suben a los pescantes, pero yo creo que lo hacen más por costumbre que por miedo a que les puedan robar el dinghy o el motor durante la noche.

Sara montada en el "Ulu" de Hernan con sus dos hijas.

Los indígenas Guna Yala son realmente honrados. Son de total confianza. Puedes dejarles cualquier cosa que si les pides que te la devuelvan lo harán. Aunque a muchos nos parezca normal que así sea. En Grenada por ejemplo le dimos 5 dólares a un local para que nos trajese tomates al barco y ya nunca más supimos de él. En Guna Yala si un indígena te vende pescado y no tiene cambio para devolverte, sabes seguro que cuando consiga cambio regresará para devolvértelo aunque para ello tenga que remar contra el viento media hora.

Regalando una botella de Cognac y dos patas de pollo a Federico de Narganá.
Regalando una botella de Cognac y dos patas de pollo a Federico de Narganá.

Los Guna Yala son indígenas autónomos de Panamá y tienen sus propias normas. Seguramente en caso de robo las penas sean más severas o humillantes que en otras partes del mundo. Pero mi opinión es que al estar bastante aislados de la civilización siguen las propias conductas morales que se han ido heredando de padres a hijos y la gente por naturaleza suele ser buena.

Aprovisionamientos.

Una de las cosas que convierte a San Blas en un lugar tan auténtico es que está completamente alejado de todo tipo de vida moderna. No hace falta decir que en San Blas no hay ningún coche ni moto. Son islas pequeñas, por no decir diminutas, donde la isla más grande, Narganá y Corazón de Jesús se recorren de punta a punta en tan sólo 10 minutos caminando.

Sara y Mia disfrutando de la fruta y verdura fresca.
Sara y Mia disfrutando de la fruta y verdura fresca recién llegada.

Todas las provisiones llegan a San Blas a través de pangas (lanchas de fibra de vidrio con motores fueraborda). Son estas pangas las encargadas de distribuir los alimentos a las diferentes islas pobladas que hay esparcidas por todo el archipiélago. Son éstas mismas lanchas las que, durante la temporada alta, se encargan de distribuir la comida a los barcos que estamos fondeados por San Blas.

Supermercado de Fruta y Verdura... Y algunas veces Pollo.
Supermercado de Fruta y Verdura… Y algunas veces Pollo.
Pesando las verduras.
Pesando las verduras.

Estos barcos llevan alimentos básicos. Huevos, arroz y toda clase de verdura. Algunos llevan pollos, hasta uno de ellos me troceo unas costillas de cerdo de la mitad de un cerdo que llevaba a bordo. Por supuesto que no pasan los controles de sanidad más elementales, pero después de navegar un año por el caribe ya estamos vacunados para estas cosas. Hay que decir que la mayoría de la verdura viene directamente de Panamá City y es de buena calidad.

Cortando las costillas de cerdo.
Cortando las costillas de cerdo.

A muchas de estas pangas se les puede comprar cosas especiales. Por ejemplo, cereales para los desayunos, papas, aceitunas, aceite de oliva,… Incluso para nochebuena pedimos una mini pata de jamón que para estar donde estámos la verdad es que hizo su papel… Incluso le pedimos 15 galones de diésel y una botella de gas. Para ello solo hay que tener una previsión de una semana y enviarles el pedido por WhatsApp. Una vez tienen el pedido listo la siguiente misión es coincidir en alguno de los muchos fondeos que hay en las 20 millas de largo que mide el archipiélago de San Blas.

Capitán y Cortador de Jamón a tiempo completo.
Capitán y Cortador de Jamón a tiempo completo.

En una ocasión estábamos navegando de un fondeo a otro y a lo lejos vimos la panga de nuestro supermercado flotante, nuestro amigo Juan Saul. Cambié el rumbo 90° y nos fuimos directamente hacia ellos. Estarían a una milla aproximadamente, pero reconocieron nuestro Velero y ellos también cambiaron de rumbo y vinieron hacia nosotros. La compra nos la entregaron en medio del canal que va desde la isla de Cambombia a Salardup. Echamos el ancla en uno de los muchos bajos que hay por la zona y allí mismo nos entregaron nuestro pedido. Fue toda una experiencia.

Contando langostas.
Contando langostas.

Comunicaciones.

En todo el archipiélago de San Blas hay solamente 2 torres de telefonía de la empresa Digicel. Una en la parte más al oeste, cerca de El Porvenir y otra torre al este, en Narganá. Siempre que te encuentres a 5 millas de una de estas dos torres la conexión es buena e incluso muy buena. Es conexión LTE por lo que puedes ver YouTube en el móvil sin ningún problema.

El problema es cuando empiezas a alejarte de las torres y te encuentres justo en el medio. La señal viene y va. Hay días que porque el viento sopla a favor o el encargado de la torre ha decidido ampliar la cobertura y de vez en cuando se recibe algún WhatsApp… Pero por lo general, en estos fondeos la conexión es pésima. Hasta el punto de tener que subir el móvil a tope de palo para poder recibir la señal de alguna de las dos torres. Simplemente compartimos Internet en el móvil que está a tope del palo y desde abajo tenemos algo de conexión.

Fondeados en Nalunega, cerca de El Porvenir.
Fondeados en Nalunega, cerca de El Porvenir.

La empresa Digicel tiene buenas ofertas de Internet para móvil. Por 20 dólares al mes tenemos Internet ilimitado, un auténtico lujo cuando nos encontramos cerca de una de las torres.

Turismo.

El archipiélago de San Blas es uno de los mayores reclamos turísticos que tiene Panamá.

Es cierto que en el lado del Pacífico, Panamá tiene el archipiélago de Las Perlas y aunque dicen que también es espectacular estoy seguro que no tiene el encanto que tiene San Blas.

Para llegar a San Blas desde Panamá City es necesario contratar un transporte en 4×4 y después contratar una lancha rápida para llegar a cualquiera de las 300 islas que tiene el archipiélago.

No está permitida la entrada de vehículos particulares o de alquiler en el territorio Guna Yala. Sólo los vehículos autorizados pueden cruzar la frontera del territorio Guna Yala.

Todo turista que entre al territorio debe pagar 20 dólares en la frontera y después cobran 2 dólares a la llegada al puerto. Los todoterreno suelen cobrar 25 dólares por trayecto y las lanchas rápidas entre 15 y 40 dólares dependiendo de la isla a la que se quiera ir.

Estando en los fondeos vemos pasar a lo lejos las lanchas de los turistas que van a las cabañas de las islas para pasar varias noches o que simplemente vienen a pasar el día. El turismo es el ingreso principal en la Comarca Guna Yala.

Cabañas en Los Grullos. Una de las muchas islas para turistas en San Blas.
Cabañas en Los Grullos. Una de las muchas islas para turistas en San Blas.

Alquiler de veleros con Patrón en San Blas.

Sin duda la mejor forma de conocer San Blas es en velero. A bordo de un velero tienes la opción de visitar diferentes islas durante tu estancia en San Blas.

La gran mayoría de veleros en San Blas son veleros privados. Muchos de estos veleros han visto la oportunidad de rentabilizar su estilo de vida y han decidido alquilar uno o varios camarotes y alojar a turistas durante unos días en su propio velero.

Es algo que ya nos habían comentado cuando estuvimos en Puerto Velero. Al principio no entraba dentro de nuestros planes y ni siquiera valoramos la opción de alojar a clientes a bordo durante unos días.

Pero cuando llegamos a San Blas y hablando con otros amigos con experiencia de varios años en San Blas nos estuvieron comentando que era algo bastante habitual y relativamente sencillo de llevar a cabo. Así que tras darle vueltas al asunto decidimos poner un anuncio en Airbnb.

El día 22 de Diciembre publicamos nuestro primer anuncio en Airbnb y 2 días después recibimos nuestra primera reserva en Airbnb. Recuerdo los nervios de aquella primera reserva. Aquello iba en serio, recibiríamos a nuestros primeros clientes del 29 al 31 de Diciembre.

Con los primeros clientes a bordo del Saramia.
Con los primeros clientes a bordo del Saramia.

Dos días después recibimos la siguiente reserva. Un padre y sus dos hijos pasarían 2 noches con nosotros la primera semana de Enero.

Con Jeff y sus hijos a bordo del Saramia.
Con Jeff y sus hijos a bordo del Saramia.

Visto el éxito y sin haber recibido a los primeros clientes decidí bloquear todas las fechas hasta que recibiésemos a la primera pareja. Queríamos primero vivir la experiencia con esas dos reservas y después decidir si seguiamos ofreciendo el alquiler del velero.

Los primeros clientes fueron una pareja de EEUU y la verdad es que ellos quedaron encantados con nosotros y nosotros con ellos. La verdad es que San Blas consigue enamorar a cualquiera y si encima los cuidas como si estuviesen en un hotel 5 estrellas quedan encantados con la experiencia.

Nuestro anuncio es un todo incluido. Quiere decir que un vez suben a nuestro barco no se tienen que preocupar de nada. Todas las comidas y las bebidas están incluidas, incluso les acompañamos a cenar en el restaurante de Hernan en Cambombia y también lo incluimos en el precio.

Cenando con la familia de Jeff en Cambombia.
Cenando con la familia de Jeff en Cambombia.

En el momento de escribir esta entrada hemos recibido 6 visitas en nuestro velero y todos ellos nos han dejado una valoración de 5 estrellas en nuestros dos anuncios de Airbnb.

Sara y Mia están encantadas con los invitados que llegan a nuestro velero. Me encanta verlas como los tratan y cómo nos ayudan a preparar la mesa para ellos y ayudar en las tareas que les pedimos para que los clientes queden contentos. Creo que este tipo de experiencias también son muy positivas para ellas. Es importante que comprueben de primera mano las opciones que existen para mantener el estilo de vida que uno quiere. Todo enseña y todo va dejando un poso en nuestras hijas que esperamos que en el futuro sepan aprovechar.

One comment

Leave a Reply