Navegar en Velero por Santa Lucía y Martinica en el Caribe.

Llegamos a Santa Lucía el 15 de Diciembre tras haber cruzado el Océano Atlántico desde las Palmas de gran Canaria.

Nuestro Puerto de llegada en Santa Lucía fue la marina de Rodney Bay. La organización de la ARC nos regaló 2 noches de estancia y nosotros decidimos quedarnos 3 noches más.

La marina de Rodney Bay es una marina grande con amarres para los 200 barcos que participan en la ARC. Tiene varios restaurantes, una piscina y una tienda de repuestos náuticos bastante completa. Durante los 5 días que estuvimos en la marina reparamos los arraigos en cubierta de las líneas de vida por los cuales entraba agua y también sustituimos el conector de la hélice de proa. Nada más tuvimos que arreglar en el Saramia después de haber navegado 2888 millas náuticas desde Las Palmas. Todo un éxito!

Piscina en Rodney Bay
Saramia y su Dinghy Amarrados en Rodney Bay

A la llegada tuvimos que realizar la entrada de la embarcación en el país. Para ello nos registramos previamente en la web de SailClear y nos dirigimos a las diferentes oficinas: aduanas, inmigración y salud. Tras rellenar los formularios correspondientes estábamos oficialmente en Santa Lucía. El proceso no duró más de una hora y el coste total fue de 100$EC que al cambio fueron 33€. La verdad es que rellenar el formulario en SailClear acelera todo el proceso de entrada en el país, aun así es necesario rellenar a mano un formulario por cada tripulante para que nos estampen el sello de entrada el pasaporte.

Vendedor de fruta en Rodney Bay

Cuando salimos del país hicimos el mismo proceso y tuvimos que volver a pagar 100$EC. Una vez has salido del país con el documento de salida puedes repostar gasoil en la marina sin tener que pagar impuestos (Duty Free). En nuestro caso llenamos el depósito completamente y nos costó 100€. Desde que salimos de Las Palmas hasta Santa Lucía solo habíamos consumido unos 100 litros de gasoil. Principalmente por las horas de generador durante la travesía.

En Santa Lucia estuvimos fondeados en Roseau Bay una playa desierta justo al lado de Marigot Bay, ese fue nuestro primer fondeo en el caribe. Una playa totalmente desierta pero que lamentablemente estaba llena de plásticos y basura. Allí pasamos una noche tranquila fondeados con el ancla.

Playa desierta en St Lucia

Al día siguiente navegamos mas hacia al sur hasta un fondeo con boyas entre las dos pitones de Santa Lucia. El nombre de la bahía era Sugar Bay. Allí pudimos desembarcar a tierra a una pequeña playa de arena blanca donde había un hotel de gran lujo. Mientras tanto Sergi y Julia se fueron con la gente local a practicar snorkel. Esa noche cenamos Sushi y Sashimi gracias al Atún que compramos a los locales. El coste de a boya fueron 40$EC.

Playa entre los dos Pitones en St Lucia
Cenando Sushi y Sashimi gracias a un maravilloso Atún.

A la mañana siguiente tras despertarnos regresamos a Rodney Bay para la entrega de premios de la ARC. Sara y Mia debían recoger el diploma como participantes de la ARC. También debíamos recoger el premio de Jose Antonio de la embarcación ULISES. Allí aprovechamos para despedirnos del resto de barcos aunque teníamos bastante claro que a muchos de ellos los íbamos a seguir viendo por el resto de islas del Caribe.

Sara y Mia recogiendo su diploma de la ARC.

El 23 de Diciembre pusimos rumbo a Martinica ya que Sergi y Julia debían coger el vuelo de regreso a casa desde Martinica.

Travesía desde Santa Lucia a Martinica

La distancia desde Rodney Bay hasta el fondeo St Anne en Martinica es de tan solo 22 millas. El viento en el caribe siempre sopla de Este a Oeste, algunas veces mas del norte otras mas del sur, pero siempre con los vientos alisios de Este a Oeste. La intensidad del viento entre las islas suele rondar entre los 15 y 20 nudos y se navega de maravilla. Pese a ser una travesía corta y sin mucha complicación, Sara y Maria terminaron mareándose y vomitando por culpa de las olas que golpeaban por el lado de estribor. Una vez llegamos al fondeo de Martinica y ya sin olas, desapareció el mareo a bordo y volvió la normalidad.

El fondeo en St Anne es un fondeo amplio donde pueden haber fácilmente mas de 100 barcos. La ciudad de St Anne queda cerca del fondeo y allí se pueden realizar las compras en el pequeño supermercado que hay en la ciudad. Es una ciudad pequeña y tranquila, se encuentra cerca de Le Marin donde esta el puerto principal de la zona sur de Martinica.

Puesta de sol con el Fondeo de St Anne al fondo.

En un bar de St Anne se puede hacer el registro de entrada en Martinica. El bar cuenta con un ordenador con impresora donde se deben rellenar los datos del barco y de la tripulación. El coste es de 5€ por embarcación.

La Nochebuena y la Navidad la pasamos fondeados en St Anne, allí tuvimos la visita de Papa Noel y Sara y Mia recibieron sus regalitos! Ver llegar a Papa Noel con el dinghy ha sido una de las mejores experiencias de las navidades. Papa Noel subió a bordo del Saramia y tras dirigir unas palabras (en Frances) a Sara y a Mia les entrego sus regalos. Elias quedaron encantadas con sus regalos y Papa Noel se fue por donde vino a seguir visitando mas barcos.

Sara y Mia junto a Papa Noel.
La Familia Saramia junto a Papa Noel.

Sergi y Julia regresaron a España el 25 de Diciembre. Nosotros estuvimos en el mismo fondeo de St Anne hasta el 27 de Diciembre que pusimos rumbo al puerto de Le Marin. El puerto estaba completo y decidimos amarrarnos a una boya, también gestionada por la misma marina. Allí estuvimos 4 noches. El coste total de las 4 noche amarrados a la boya fueron 55,20€.

Puesta de sol Fondeados en Boya en Le Marin, Martinica

La marina de Le Marin es realmente grande y puedes encontrar grandes veleros amarrados en el puerto. Es uno de los principales centros de charter de todo el caribe y dispone de una gran cantidad de servicios. Tienen varios restaurantes y dos tiendas náuticas bastante completas donde se pueden encontrar todo tipo de repuestos. En Le Marin decidimos llenar la despensa y el congelador para los próximos dias. También nos dedicamos a lavar la ropa en la lavandería y comprar algún repuesto en la tienda náutica. Nada mas pudimos hacer allí ya que Le Marin no tiene playas cercanas.

Velero de la marca Perini Navi en Le Marine

Decidimos cambiar de ubicación el 31 de Diciembre para pasar la nochevieja en Grande Anse, una bonita playa en la costa oeste de Martinica, Allí estuvimos 2 noches de maravilla, fondeados con un gran numero de barcos que venían a pasar el día desde la cercana Fort de France.

Playa de “Grande Anse” en Martinica

Allí recibimos la visita de 2 catalanes que estaban haciendo barcostop y tenían la intención de llegar hasta Panama para después subir en autostop hasta Canada donde querían trabajar una temporada. Les invitamos a comer y pasamos un buen rato de tertulia con ellos.

 

 

Albert y Judith en el velero Saramia

Ese mismo día nos dirigimos a Fort de France a tan solo 7 millas de donde nos encontrábamos. El fondeo de Fort de France se encuentra justo al lado de la zona turística de la ciudad. Incluso hay un parque de atracciones pequeñito donde Sara y Mia pudieron quitarse el mono de parques 🙂

Parque en Fort de France

Allí aprovechamos para comprar un disco duro para sustituir el que se nos había roto durante la travesía del Atlantico. El coste de todo tipo de aparatos electrónicos es el doble que en España. Hay que pensárselo dos veces antes de realizar cualquier tipo de compra fuera de lo común en el Caribe.

El 4 de Enero pusimos rumbo a las playas del sur de Fort de France, Pointe du Bout y Anse a L’Anne, a tan solo 2 millas y media de la capital. Allí estuvimos 4 noches disfrutando de las playitas.

La noche de Reyes el fondeo se lleno de lanchas con la música de Reggeton a toda caña y decidimos huir del fondeo para irnos a la playa de Anse a L’Anne que se encontraba a tan solo una milla. Allí pasamos la noche de Reyes y cuando nos despertamos los reyes habían dejado dos cositas a Sara y Mia. Desafortunadamente el Catamarán que había pedido Maria para Reyes no le llego.

Llegaron los Reyes al Saramia

El 8 de Enero pusimos rumbo a St Pierre, la que seria nuestra ultima escala en Martinica y puerto de Salida para Dominica, nuestro próximo destino.

Llegando a St Pierre

St Pierre tiene un fondeo justo al lado de la zona turística de la ciudad. Pero la realidad es que St Pierre no tiene absolutamente nada para visitar. Es una ciudad triste con muchas casas abandonadas y con pocos comercios. Sin embargo estuvimos muy a gusto en su fondeo ya que el agua en la bahía estaba muy limpia y el fondeo estaba muy protegido del viento y del oleaje. Allí estuvimos dos noches y realizamos el zarpe en un bar de la ciudad para dirigirnos a Dominica el 10 de Enero.

 

Fondeo en St Pierre
Dinghy Dock en St Pierre.
Plaza principal de St Pierre
Paseando por St Pierre