Navegando durante los Carnavales en St Martin.

Llegamos a Saint Martin el 1 de Marzo del 2019.

St Martin es una de las islas más al norte del conjunto de islas de Barlovento en el Caribe. En la misma isla podemos encontrar dos países. Saint Martin (Territorio Frances) en la zona norte de la isla y St Maarten (Territorio Holandés) en la zona sur.

Para ir del norte al sur de la isla navegando se debe hacer la salida de Francia para poder hacer el registro de entrada en Holanda. Dentro de la isla puedes cruzar de la parte francesa a la holandesa y viceversa sin problema. En realidad caminando por la calle ves coches con matriculas de ambos países. No hay ninguna aduana ni nada parecido. En St Maarten se utiliza como moneda el USD y en St Martin se utiliza el Euro y en la mayoría de los comercios aceptan también los dólares americanos. Vamos, que se entienden bastante bien entre ellos estando todos juntos en una isla de tan solo 87 Km2.

Evidentemente son países más desarrollados que el resto de países del Caribe. Puedes encontrar prácticamente de todo en los supermercados y hay buenas marinas y están muy preparados para el turismo de cruceristas.

Lamentablemente el huracán Irma azotó de pleno la isla en 2017 y todavía en el 2019 se pueden apreciar todos los destrozos ocasionados por el huracán.

Efectos del huracán Irma.

De hecho nosotros fuimos a hacer el registro de entrada en la marina que esta situada en Anse Marcel, en el nordeste de St Martin y cuando llegamos a la marina solo habían varios barcos amarrados y unos 10 barcos hundidos. Al preguntar a la gente de allí nos dijeron que todavía no se podía hacer el registro de aduana en la marina porque estaba cerrada y no sabían cuando volvería a estar operativa. Las cosas por aquí llevan su ritmo.

Anse Marcel Marina. Cerrada al publico y con un barco hundido al fondo.

Las primeras dos noches las pasamos en la bahía de Grand Case, una bahía enorme al nordeste de la isla. Justo delante de un aeropuerto de avionetas que hay en la parte norte. El aeropuerto esta tan cerca de la zona de fondeo que hay una zona delimitada donde no se permite fondear para no entorpecer el aterrizaje de los aviones. Un fondeo tranquilo con una playa de arena blanca larguísima donde Mia lo paso en grande saltando del muelle principal. Con solo 4 años Mia saltaba sin problema al agua desde una altura de más de 3 metros y dejando con la boca abierta a los adultos que no se atrevían a saltar. Nos ha tocado una hija muy marinera y acuática que no le tiene miedo a prácticamente nada!

Bahia de Grand Case con el aeropuerto al fondo.
Volando bajo en Grand Case.
Sara y Mia Jugando en la playa de Grand Case.
Happy Hour en familia en Grand Case.
Happy Hour en la creperia. La rutina de las tardes.
El capitán disfrutando de su Happy Hour. Live, Hope Dream.

El único inconveniente de esta bahía era que no disponía ningún supermercado decente. Había varias tiendecitas de alimentos pero desde Jolly Harbour en Antigua que no cargábamos el barco y necesitábamos llenar nuestra despensa, así que el tercer día decidimos dejar la bahía y movernos 4 millas al oeste hasta la Bahía de Marigot, la capital del territorio francés. Fue aquí donde hicimos el registro de entrada al país 3 días después de llegar. Al igual que los otros territorios franceses el registro fue rápido y lo pudimos hacer en uno de los ordenadores de la misma marina.

Llegamos a St Martin en fechas de Carnaval y tuvimos la suerte de coincidir con muchos barcos amigos durante la semana del carnaval.

Puesta a punto para el Carnaval de St Martin.

Que me perdonen los residentes en San Martin pero los carnavales de San Martin son horribles. Música sintética sin ritmo a todo volumen dentro de camiones y participantes del desfile que intentaban seguir el ritmo de una música que no tenia ritmo. En fin, posiblemente sea porque nos estamos haciendo mayores.

Sara “disfrutando” del carnaval de St Martin.
Carnaval de St Martin.

Lo bueno, como casi siempre, suele ser la gente. En este caso, Sara y Mia estaban jugando con una nena que tenia un pompero y el padre de la nena al ver lo bien que lo estaban pasando Sara y Mia con su hija decidió comprarles también un pompero a ellas.

Nosotros no somos de comprar juguetes que no necesitan para mantenerlas entretenidas, pero si se lo regalan los demás no les ponemos ninguna pega.

Mia con su pompero.

Durante la semana de carnaval fueron llegando barcos amigos al fondeo de Marigot en St Martin.

La primera noche quedamos a cenar con Alejandro. Nuestro amigo español que cruzo el Atlantico con la ARC en un barco ruso y que tuvo la mala suerte de romper el palo a 600 millas de la llegada a Santa Lucia.

Cenando con Alejandro en un bar local.

Mientras estábamos cenando se acercaron los amigos del Acheron que conocimos en Monserrat y terminamos compartiendo mesa todos juntos.

Con Alejandro y la tripulación del Acheron después de cenar.

Al día siguiente nos juntamos con la familia del catamarán Zingay, Javier, Pilar, Anne y Eva. Una familia que también ha cruzado el Atlantico navegando con sus hijas y que ya estuvieron navegando por el caribe cuando sus hijas eran pequeñas hace 6 o 7 años.

Zngay & Saramia kids.
Viendo navegar a Anne con su Optimist.
Mia navegando en el Optimist de Anne y Eva.

La verdad es que tuvimos muy buen feeling con la familia Zingay y quedamos a cenar en varias ocasiones durante el tiempo que estuvimos en St Martin.

Eva, la pequeña de la familia, hizo muy buenas migas con Sara y con Mia. De hecho la primera noche que cenamos con ellos, Sara y Mia se quedaron a dormir en su catamarán y tanto ellas como nosotros encantados de la vida. Dos noches después fue Eva la que se vino a dormir a nuestro velero.

Eva con Sara y Mia en el Saramia.

Nuestra vida marinera cada vez se estaba pareciendo más a nuestra vida terrícola en España.

Al día siguiente volvimos a cenar con ellos y con Jorge, Julian y Dami del velero Acheron para despedirnos de Julian y Dami que regresaban a casa en avión. Pasamos una gran noche disfrutando de tan buena compañía. Esta vez fue Sara la que se quedo a dormir en el catamarán Zingay. A Mia nos la llevamos al barco a la una de la mañana medio sonámbula. Volver a casa con Sara y Mia durmiendo en el dinghy tiene su punto… Por eso muchas veces preferimos abandonar el barco antes de que se duerman o dejarlas durmiendo en el barco donde cenamos.

Cenita con los amigos del Acheron en el catamarán Zingay.

St Martin tiene mucha vida social de cruceristas. Tanto en la bahía de Marigot como en la zona interior se encuentran fondeados una gran cantidad de barcos de tripulaciones de todo el mundo. Además en St Martin hay una gran oferta de veleros de alquiler donde se pueden ver muchos extranjeros que llegan a la isla en velero.

En St Martin se celebró durante esas fechas un mercadillo náutico donde la gente de los veleros del fondeo traen sus viejos aparatos o partes de su barco que no utilizan para intentar venderlas. Y allí que nos fuimos, Alejandro, Javi del Zingay, Jorge del Acheron y yo a ver qué encontrábamos.

El mercadillo se celebraba en una marina seca y cada cual montaba su stand con lo que tenía en su barco. Desde poleas y winches hasta libros y sartenes… De todo!, pero evidentemente todo muy usado y con pocas posibilidades de venta. Pero bueno, lo importante era pasar un rato y conocer a gente de la comunidad de cruceristas.

Mercadillo en St Martin.

En St Martin también conocimos a Armando y Natalia del velero Luzula. Con ellos cenamos en nuestro barco junto a Javi y Pilar del Zingay y sus hijas.

Cena con la tripulación del Luzula, Armando y Natalia y del Zingay Javi, Pilar, Anne y Eva cenando  en el Saramia.

Armando y Natalia son unos experimentados navegantes que llevan navegando desde hace mas de 10 años durante los meses de invierno por el caribe. Es posible que sea una de las parejas españolas con más experiencia de navegación en el caribe. De hecho Armando ha escrito una guía práctica sobre la navegación en el caribe.

En St Martin pasamos muy buenos momentos. Nos hemos reencontrado con amigos como Alejandro y los amigos brasileños del velero Biguá que no veíamos desde Barbuda. Hemos tenido cena con amigos prácticamente todos los días y lo hemos pasado genial tanto los papis como Sara y Mia. Nos hubiésemos quedado más tiempo pero cada una de las tripulaciones tenia sus objetivos. Jorge y Alejandro partían rumbo a las Islas Virgenes Británicas para embarcar el Acherón y llevarlo de vuelta a Granada. El catamarán Biguá pondría rumbo oeste también hacia las BVI. El catamarán Zingay rumbo a Martinica y nosotros rumbo a Nevis donde íbamos con la intención de escolarizar a Sara y Mia durante unas semanas en la escuela Montessori.

Al día siguiente empezó a soplar viento del nordeste y Zingay y nosotros aprovechamos para poner rumbo sur. Estuvimos navegando un rato juntos hasta que al final nos perdimos de vista. Volvíamos a navegar solos rumbo a la isla de Nevis.

Navegando en St Martin.
Mia en nuestro fondeo de Grand Case.
Mia trepadora!
Aburrimiento a bordo mientras navegamos.
Saltando en la red del Zingay.
Carnaval de St Martin.
Las reinas del carnaval de Sn Martin.
Sara columpiándose en la botavara durante la navegación.

 

Cena de despedida en St Martin.

2 comments

  1. Hola Amigos!
    Gracias por estas bonitas entradas en el blog. Qué pequeño parece el mundo, cuando coincidís con tantos aventureros en sitios tan pequeños.
    Conocimos a Armando Guilarte en una charla que dio en Getxo (Bizkaia) presentando su libro “Rumbo a Levante !cruzamos el Atlántico!”. Un tipo muy interesante con muchas horas en el Caribe.
    http://itsasamezten.com/2013/05/02/rumbo-a-levante-cruzamos-el-atlantico/
    Un fuerte abrazo desde Bilbao!
    El Edu + La Saly

    1. Hola Edu!!

      Hay temporadas en las que no nos juntamos con nadie y otras en las que parece que estemos en las fiestas del pueblo con tanta comida y cena… jejeje

      En este momento estamos en Grenada y esta ocurriendo lo mismo. Dos barcos con tripulación española y unos venezolanos en tierra que nos están cuidando la mar de bien. Estamos como en casa!

      Armando es un figura! Hemos coincidido con ellos en varios fondeos. Siempre es interesante juntarse con navegantes con experiencia porque siempre acabas aprendiendo muchas cosas.

      En breve un nuevo post sobre la escolarización de Sara y Mia en Nevis!!

      Gracias por seguirnos Edu y Saly!! Abrazos enormes!!

Comments are closed.