Navegando desde Montserrat hasta St Barth.

El 25 de Febrero por la mañana y tras haber hecho el zarpe de Antigua en Jolly Harbour, pusimos rumbo a la isla Montserrat.

Navegando a Montserat

Tan solo 25 millas náuticas separan Antigua de Monserrat. Los vientos eran favorables ya que Monserrat se encuentra al suroeste de Antigua y navegamos las 25 millas con vientos de aleta disfrutando de 4 horitas de navegación tranquila.

Llegamos a Monteserrat 10 minutos antes de las 17:00h de la tarde. Justo a tiempo para poder hacer el registro de entrada en el país y contratar un tour por la isla para el día siguiente.

Montserrat
Montserrat
Vistas a nuestro fondeo.

En el caribe nos estamos acostumbrando a hacer turismo de tragedias naturales. En Dominica y en Barbuda hemos comprobado como de destructiva puede llegar a ser la fuerza del viento y en Montserrat íbamos a comprobar lo destructiva que puede llegar a ser la erupción de un volcán.

El 26 de Febrero nos despertamos a las 6 de la mañana (como casi todos los días) y decidimos bajar a tierra lo antes posible ya que acabábamos de pasar una de las peores noches fondeados. El barco se balanceaba mucho peor que si estuviésemos navegando. Sin lugar a duda el fondeo de Montserrat ha sido el peor desde que llegamos al caribe. Las olas del mar de fondo entraban hasta el interior de la bahía y convertían el barco en una autentica coctelera.

Nuestro fondeo en Montserrat

A las 9 de la mañana nos subimos al coche que habíamos contratado y fuimos a recorrer la isla. Hay que decir que por culpa de la erupción del volcán, dos tercios de la isla están deshabitados y no se puede acceder a ellos a no ser que poseas un permiso especial. Nosotros decidimos solicitar el permiso y visitar esa parte de la isla y en especial su antigua capital, Plymouth, que fue totalmente sepultada por la erupción del volcán Sufrière en 1995.

El paisaje es desolador. Toda la ciudad esta sepultada por fango y cenizas ocasionados por la erupción. Solamente se pueden ver los tejados de las casas de lo que fue la capital de Montserrat. Pudimos entrar en hoteles abandonados y la verdad es que impresiona ver de cerca el poder de destrucción de la naturaleza. Otra vez más, la naturaleza siempre gana!

Vistas al volcán
Casas Sepultadas en Montserrat
Volcán Soufrières, Montserrat

Siempre intentamos que este tipo de viajes sirvan como educación para Sara y Mia, aunque entienden lo que decimos y ven imágenes y películas de lo que allí ocurrió, no terminan de tener el sentimiento de tristeza que podemos tener los adultos al ver tanta destrucción. Lo ven a su manera, desde los ojos de niños y cuando ven ceniza en el suelo lo primero que hacen es dibujar sobre la ceniza, es lo normal, no vamos a esperar que se pongan a llorar, no?

Ese misma tarde al regresar al barco, nos vimos llegar a lo lejos un barco con bandera española que, como es normal, se nos acerco para saludar. Eran Jorge, Julian y Dami del velero Acheron. Volvemos a tener compañía española en nuestro paseo por el mundo.

Al día siguiente salimos media hora después del velero Acheron rumbo a St Kitts, 40 millas náuticas que completamos en 7 horas. En St Kiitts fondeamos en Frigate Bay, justo al lado del Acheron y pudimos disfrutar de una buena cena en el Sarámia en compañía de amigos españoles (Julian y Dami eran Argentino e Italiana respectivamente, pero llevan muchos años viviendo en España, así que los pasamos como españoles :-). Lo bueno de estas cenas es que cada cual ofrece lo mejor que tiene en ese momento a bordo y se pasan muy buenos momentos charlando de nuestras aventuras marineras. Todos hemos cruzado el Atlantico navegando y cada cual tiene sus propias aventuras, en el caso del Acheron fue quedarse sin piloto automático durante el cruce del Atlantico. No lo quiero ni pensar!

Cena con los amigos del Acheron en el Sarámia.

St Kitts fue solamente una parada de descanso en nuestro rumbo a St Barth. El día 28 de Febrero a primera hora pusimos rumbo a St Barth bordeando la isla de St Kitts por el sur para después poner rumbo norte con vientos de 20 nudos del través. Navegación perfecta para completar las 46 millas desde nuestro fondeo en poco mas de 7 horas.

Isla de St Kitts vista desde el sur.

Una vez llegamos a St Barth fondeamos en el abarrotado fondeo de Gustavia, la capital de St Barth.

St Barth es uno de los tantos territorios franceses de ultramar. Su puerto deportivo es un destino de super lujo. Se pueden encontrar amarrados super yates al estilo de lo que pudimos encontrar en English Harbour, en Antigua. Pero a diferencia de Antigua, sus calles están llenas de tiendas de lujo y restaurantes de caché. Lujo para ver y no tocar. Allí nos volvimos a encontrar con la tripulación del Acheron y conocimos a la familia del Zingay, con la cual pasaríamos muy buenos momentos en St Martin, nuestro siguiente destino.

Mega Yate fondeado en Gustavia.
Tiendas de lujo en St. Barth.

En St Barth estuvimos únicamente una noche fondeados en su capital. Es posible que regresemos de nuevo cuando volvamos rumbo norte tras la temporada de huracanes.

El 1 de Marzo después de comer nos despedimos de St Barth y pusimos rumbo a la parte francesa de St Martin.

Paseando por St. Barth.

 

Be Tsunami Smart!, Montserrat.

 

Ceniza dentro de una casa en Montserrat.

 

Dinghy Dock, St. Barth.

Leave a Reply